Entrevista a José Luís Fernández Juan

Entrevista a José Luís Fernández Juan -Pinceladas de Harmonía

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

José Luis no podía ser de otra forma, con un aspecto desenfadado y un carácter jovial, amante de su trabajo y orgulloso de su obra, contagia su pasión por las letras en cada frase.

Cualquiera que vea tu biografía te consideraría una persona polifacética. Te licenciaste en Filología Hispánica y Valenciana ¿Ya entonces soñabas con convertirte en profesor o este fue tu “plan B”?

Mi tío era profesor y de alguna forma durante mi adolescencia su influencia estuvo ahí; así que la intención de vivir de la enseñanza la contemplaba como una clara opción futurible. Y eso hice. Me matriculé en la Universidad de Filología y justo después de los cinco años de preparación, cuando ya tenía las dos licenciaturas, vi en el cine “El club de los poetas muertos”. John Keatting acabó de corporeizar mi sueño. Entonces comprendí que ser profesor siempre había sido mi “plan A”. Si queremos cambiar el mundo, o al menos hacerlo más habitable, tenemos que formar a los chavales desde el colegio. Con educación, con capacidad de reflexión, con inteligencia emocional podemos cuestionar y erradicar los aspectos que no funcionan en nuestra sociedad. Mi objetivo es colaborar a esta mejora con mi “plan A”.

¿Es “Pinceladas de Harmonía” tu primer libro?

Sí. El primero de una trilogía. Aunque ya te adelanto que antes del segundo libro de la trilogía de “Pinceladas de Harmonía” se publicará en el 2017 otro libro que poco tiene que ver con el fondo de “Pinceladas”. Será una auténtica oda a las palabras con paisajes entrópicos y humor mayéutico. Tiempo al tiempo.

Harmonía es un lugar idílico, alejado de cualquier realidad ¿Cómo se te ocurrió la idea y cual fue tu fuente de inspiración?

Me inspiraron artistas como Dalí, Góngora o Lennon. La idea surge a partir del gusto por la búsqueda de procedimientos estilísticos que trascienden la técnica más racional. La literatura ha de tener un compromiso social. Para poder virar una sociedad injusta habrá que aportar soluciones desde otra realidad más profunda. Se hace necesario probar tendencias retóricas inhabituales. Solo desde un estilo experimental podemos llegar a plantear alternativas a lo que no funciona de nuestra sociedad capitalista. Así que decidí escribir una trilogía y lanzar mensajes subliminales barnizados con humor, conceptismo y surrealismo para generar una reflexión a partir del juego verbal. Y así nació “Pinceladas”. Su sintaxis es un mar de música y sus personajes cantan desde los espejos de sus arpegios.

En Harmonía todos los personajes tienen un don y además la inmensa suerte de poder dedicarse a aquello que más les gusta hacer, desde luego esto sería maravilloso ¿Consideras que todos estamos especializados en algo aún sin saberlo?

Las virtudes de una persona se deciden en los 6 primeros años de vida. Y nacen a partir de la relación con nuestros semejantes. Nuestras emociones, sentimientos y destrezas se irán perfilando y acabarán forjando la curiosidad con la que nos enfrentemos al mundo. En Harmonía se apuesta por la cultura para todos y desde la más tierna infancia; así que no es de extrañar que en Harmonía tengamos tantos artistas (pintores, poetas, arquitectos, juglaresas, arcoirisadoras, actrices…). El resto de alguna forma tiene también alma de artista y son innovadores en sus profesiones. La creatividad es un rasgo concomitante en todos los nativos de Harmonía. Ellos son divertidos, educados y empáticos porque desde muy niños han vivido en un ambiente de diversión, educación y empatía. Aunque los ignoremos, todos tenemos dones y estos los gestamos  en nuestros primeros años. Más pronto o más tarde fluirán y nos ayudarán a decidir nuestras profesiones vitales.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de tu libro es la riqueza de vocabulario; por supuesto entiendo que es perfecto para que los jóvenes se familiaricen con “nuevas palabras” pero ¿Crees que verdaderamente, están preparados para un libro así?

Tener riqueza de vocabulario y saber usarlo adecuadamente te garantiza una mejor comunicación con nuestros semejantes. Nosotros vivimos en sociedad y nuestra capacidad para poder comunicarnos de forma sistemática y efectiva tiene que ser la mejor posible. Los jóvenes han de ser conscientes de esta realidad. “Pinceladas” ayuda a aprender este vocabulario tan necesario mientras te expande la mente con sus 17 divertidos capítulos.

A los jóvenes tenemos que ofertarles buena literatura con libros motivadores para que constaten que la lectura puede ser para ellos un pasatiempo enriquecedor a todos los niveles. A medida que vayan leyendo libros, irán aprendiendo vocabulario, desarrollarán sus habilidades cognitivas, poco a poco irán descubriendo el sabor de la lectura  y de forma natural se prepararán para disfrutar con libros de cada vez de más enjundia literaria. Este tendría que ser el proceso evolutivo lógico.

Sabes que desgraciadamente la lectura no es una de las actividades favoritas de muchos adolescentes, y que si tienen que elegir libros muchas veces se decantan por aquellos de temas que pueden resultarles atractivos o fáciles de asimilar. ¿Cómo los convencerías para que se arriesguen con un libro como “Pinceladas de Harmonía”?

Les intentaría convencer haciéndoles ver que leer un libro tan diferente como “Pinceladas” es un riesgo divertido para desafiarles a comprender las tramas de unos personajes entrañables que hacen de sus vidas una existencia feliz. En una sociedad tan decadente como la que vivimos “Pinceladas” nos trae una bocanada de aire fresco, humor, curiosidad, juego y ganas de vivir. Casi nada. Y de paso, una invitación para reflexionar el porqué unas personas normales como nosotros se pueden convertir en seres de luz ¿Por qué nosotros no podemos hacer lo mismo? ¿Por qué no aprendemos de ellos a ser felices? En “Pinceladas” está la respuesta.

Por último, y aunque no esté relacionado con el libro ¿Qué opinas de la LOMCE, de la forma de tratar a la Filosofía, y de la apuesta que desgraciadamente, a mi modo de ver, se está haciendo por las carreras de ciencias en detrimento de las letras?

Tengo entendido que en cuanto tengamos un gobierno “definido” la primera medida de la oposición será votar la derogación de la LOMCE y se conseguirá por mayoría absoluta. Así que muy pronto habrá que votar otra ley educativa. Me gustaría -hablo como docente- que por favor, los partidos políticos se pusieran de acuerdo en votar una ley de educación y la dejasen “reposar” durante un tiempo largo. Y, por supuesto, esa nueva ley educativa que la engendren no los políticos sino los “educadores”. Aclarado este punto, paso a contestar a tu pregunta. La LOMCE me parece una ley materialista; borrando la Filosofía se reduce el pensamiento crítico. Parece que esta ley persiga ciudadanos sumisos, fácilmente manipulables por los gobernantes. Esto en “Harmonía” nunca pasaría. Tampoco entraré en el debate de si apostamos por las letras o apostamos por las ciencias, si son mejores unas que otras, etc. Demasiado básico. No hay que potenciar una en detrimento de la otra. Lo que ha de haber en los colegios es una correcta orientación sobre las dos ramas para que el alumno pueda elegir sin presiones ni adoctrinamientos por parte de nadie. Letras y ciencias son válidas las dos. Las inteligencias son múltiples y cada uno es libre de decidir de acuerdo con sus planes de futuro y su espíritu emprendedor.

Responder

Comente la entrada y pulse a enviar.